viernes, 12 de febrero de 2010

Otras leyendas

Debido a mi mala memoria espero contar con el apoyo de los que compartimos estas leyendas, que nos contaban nuestros hermanos mayores, nuestros padres o abuelos, tales como:

"El encanto", esa puerta que comunica, cual si fuera una dimensión con otra a un banquete casi orgiástico.
"El caminante de acaballo", el que por un camino solitario y a la mitad de la nada del bosque de pronto escucha a un niño recién nacido llorar al lado del camino.
Tenemos nuestra versión de la llorona, esa llorona, por doquier anda.
Recuerdo había casos que eran contados como de personas reales que les pasaban casos extraordinarios, como un compañero de la escuela que contaba que un día a un amigo suyo en cierto lugar solitario y de repente los encontró un remolino, lo levanto y lo traslado a un lugar totalmente lejano y del cual regreso mucho tiempo después, algo así como una abducción, desconozco si solo usaba esta historia para justificar lo raro que era ese amigo.
Los chaneques, hay tantos que dicen verlos encuerados o escuchado tocar instrumentos musicales.
Las bolas de fuego que a veces la gente ve.
Relatos personales, como el que me contaba mama que le había pasado en el rancho donde teníamos las vacas, que una noche cuando estaba sola, escucho el crujido de árboles y un gran impacto contra la tierra , cual una roca hubiese caído del cielo, y posteriormente una estampida de vacas desconcertadas que a la media noche corrieron asustadas.
Yo mismo he escuchado a un niño llorar al lado del camino y el sonar de una campana que acompaño a lado del camino por espacio de 1 kilómetro.
A demás existen muchas supersticiones, como:
Cuando la gallina que canta como gallo
Cuando el Guaco Canta
Cuando el tecolote canta
Cuando la zorra grita

1 comentario:

Fernando A Sotelo dijo...

Que no habia que contar?, agradecere su apoyo recordandome.
slds
fer