viernes, 12 de febrero de 2010

La leyenda del amigo

El amigo

Hace algunos años ya, en los que probablemente mis bisabuelos pudieron ser testigos de tal evento, La comunidad de Coronilla iniciaba los preparativos para la festividad que cada 8 de diciembre se realiza en honor a la virgen de la inmaculada concepción de María, Patrona del lugar; en una ranchería alejada pero en la que, con algún esfuerzo y sacrificio, se puede llegar caminando, un Señor humilde como el común de la gente de la región, planea acudir a Coronilla a venerar y agradecer a la virgen en su templo por el buen año que le ha tocado vivir.

El humilde Señor, juzga que no tiene dinero pero que no quiere dejar de ir solo por esa razón, decide ir con la idea de pedir posada o alojo en alguna casa de los habitantes de Coronilla. Así lo pensó, decidió y emprendió el viaje a la festividad que se acercaba.
En algún punto del trayecto del camino que une la ranchería del humilde Señor con la localidad de Coronilla, el Señor caminaba tranquilamente cuando de de repente y a la vera del camino, le acometió la presencia impactante de un caballo negro y su jinete siniestro, el Señor impresionado, se queda mudo al instante y sin saber que hacer.

El jinete rompe el silencio y con una voz portentosa, pregunta al Señor: -A donde te diriges?-
El Señor: -A la fiesta de Coronilla a venerar y dar gracias a la patrona en su día-
El Jinete: -Yo también voy a Coronilla, tienes ya donde llegar?-
El Señor: -No, llegando buscare alguna casa de algún habitante amigable de pueblo que me pueda dar alojo-
El Jinete: -hace falta mucho de camino, -porque no subes en ancas de mi caballo y nos vamos juntos a la fiesta?-
El señor: asintió y subió al impactante caballo negro.
El jinete: -Y ya tienes con quien llegar?
El señor: -No aun no, llegando buscare con algún habitante amigable que me quiera dar alojo
El Jinete: -No te preocupes por eso, tu ya vas conmigo, ahí nos haremos de amigos y no hará falta quien quiera invitarnos-
El Señor: -Asintió en silencio y después de un rato pregunto: -Y como te llamas, con quien tengo el gusto?-
El Jinete: -Soy un amigo, que mas da el nombre, solo un amigo-

Cuando la fiesta comenzaba, llegaron a Coronilla el Señor y su amigo. En medio de la algarabía de la gente que llegaba de muchos lugares, del tronido de los cohetes y la armonía de la música que amenizaba la fiesta, el amigo invito al señor a un baile que se realizaba en el centro del pueblo. Ahí estuvieron departiendo y compartiendo tragos y parejas de baile, hasta que ya adentrados en la fiesta y baile y habiendo hecho mas amigos, el Amigo solicito al Señor que tocara el violín, la idea de amenizar mas y ser mas aceptados por los demás compañeros de la fiesta en la que estaban, el Señor se negó rotundamente, argumentando que jamás en la vida había tocado un instrumento de ese tipo, es mas que jamás en la vida había tocado instrumento musical alguno. A lo cual el Amigo insistió hasta el punto de convencer al humilde Señor de tomar el instrumento sin mucho afán y sin saber que hacer. El Humilde Señor tomo el violín y sin ningún interés y más que nada por la insistencia de su amigo, lo acomodo para tocarlo, el Señor se sorprendió que a la primera le salieran y reconociera unas notas bien definidas, sin antes haber tocado y aprendido música de ningún tipo. El señor toco el violín de manera magistral esa noche en ese baile, hecho que les gano mas amigos que habían quedado como hechizados por tan excelente ejecución del violín y piezas musicales varias.

El humilde señor en la euforia del baile, fiesta y con la emoción de sabia tocar el violín magistralmente, se olvido de ir a presentarse en el templo y venerar y agradecer a la virgen como lo tenía planeado, se despidió de su Amigo agradeciendo todo el apoyo dado y se retiro a su casa lleno de alegría porque ya sabia tocar el violín.

El señor emocionado llego a su ranchería diciendo en su casa y a sus vecinos lo que le había pasado y que ya sabia tocar el violín, quiso demostrarlo a todos y con sorpresa y después de varios intentos se dio por vencido, nunca pudo sacar una nota clara, y el mas sorprendido que nadie se puso a analizar lo que realmente le había pasado, lo que realmente había hecho, con quien realmente se había encontrado?, quien fue realmente su amigo?.

2 comentarios:

Fernando A Sotelo dijo...

Disculpen lo arrebujado del relato, pero es lo que pude recordar desde hace ya mucho tiempo que me fue contado...
Slds
Fer Angulo

Anónimo dijo...

Linda historia,por favor sigue escribiendo mas leyendas, no solo de donde eres; sino en general del municipio. Felicidades.