martes, 12 de enero de 2010

Inconformistas crónicos (Isabel Allende)



“La escritura, al fin y al cabo, es un intento de comprender las circunstancias propias y aclarar la confusión de la existencia, inquietudes que no atormentan a la gente normal, sólo a los inconformistas crónicos, muchos de los cuales terminan convertidos en escritores después de haber fracasado en otros oficios”.

“Una vez oí decir a una famosa escritora afroamericana que desde niña se había sentido extraña en su familia y en su pueblo; eso experimentan casi todos los escritores, aunque no se muevan nunca de su ciudad natal, es condición inherente a este trabajo; sin el desasosiego de sentirse diferente no habría necesidad de escribir”

(Isabel Allende)

De verdad seran necesarios cumplir con las características que enmarca Isabel Allende sobre los que se dedican a la literatura?, ser el raro, ser el melancólico lacónico, el excluido familiar y a veces hasta de la sociedad, el que duda (base de progreso en el saber), el que pone en tela de juicio lo mas formal de nuestras normas morales, el que no cree. Por otro lado, y esto es como contestandome, es común encontrarnos con el típico ignorante que lo cree saber todo, la razón fundamental de ésto, es la pequeñez de su mundo que cree abarcarlo todo, y nada duda y todo cree, que vida tan comodina, hay muchos que me he encontrado así, que han optado por el camino de conformarse con lo poco que saben y descartan el universo que, simplemente, hacen a un lado; se dejan vencer por el vértigo de ese vacio de escala cósmica, que es lo que no se conoce o no se sabe.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

en Mexico necesitamos mas inconformistas, ya no cronicos, solo mas inconformistas, seriamos un pais mejor.

Fernando A Sotelo dijo...

La capacidad de alguien que escribe esta muy relacionado con esa capacidad de ensimismarse, de hablar con sigo mismo, de susurrarse y musitarse y a la vez escucharse, incrementado así ese poder de discernir...